Los colores en las técnicas de personalización

Carta de ajuste para comprobar colores

Los colores en las técnicas de personalizaciónEstamos en el negocio de la personalización, y la esencia de esta actividad consiste en estampar diseños y fotografías sobre productos de regalo. Conseguir que los colores del artículo personalizado sean una reproducción fiel de los colores originales del diseño puede ser la clave del éxito. Y el utilizar un perfil de color adecuado es la solución más sencilla, pero ¿cómo comprobar si los colores que has obtenido son los correctos?

En este post compartimos con vosotros una solución muy práctica que puedes utilizar en cualquier técnica de personalización digital: sublimación, papel transfer, impresión directa, etc.

En las técnicas de personalización digital (sublimación, papel transfer, impresión directa) utilizamos una imagen digital, generalmente desde nuestro ordenador,  para reproducirla sobre una prenda o un artículo. En estos casos siempre recomendamos instalar en nuestro ordenador el perfil de color adecuado para cada técnica. Si te dedicas a la sublimación, te recomiendo que leas este artículo. Si te dedicas a la impresión digital directa, el software RIP se encargará de la gestión del color.

Y aunque el perfil de color nos garantiza un buen resultado y consistencia en todos nuestros trabajos, es posible que un cambio de papel, de tejido o incluso de tintas nos plantee dudas: ¿estamos obteniendo los colores correctos? ¿Cómo podemos comprobarlo?

Carta de ajuste para comprobar colores

Nuestra recomendación es tener un diseño estándar con los principales colores como plantilla o carta de color, para comparar el resultado. En Brildor utilizamos siempre el mismo diseño para comprobar la reproducción correcta del color. Se trata de un diseño con los principales colores, y que compartimos con vosotros para que podáis utilizarlo. Ante una duda sobre los colores, imprime este diseño, realiza la transferencia del diseño sobre el artículo personalizable y fíjate en los colores principales: el rojo, el blanco, los tonos de piel de los cuatros personajes.

Otra opción consiste en imprimir una carta de color, realizar la transferencia sobre una prenda y utilizar el resultado como referencia para entender los colores que vamos a conseguir. Esto es muy útil en la sublimación porque los colores del diseño impreso no coinciden con los colores finales sobre el objeto sublimado. Hasta que no estampemos la prenda u objeto no sabremos cuál es el resultado.

Y ahora nos gustaría saber ¿qué trucos utilizas tú para asegurarte de que obtienes los colores correctos? Escríbenos y comparte con nosotros tu experiencia.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir